Dato curioso del Larimar

Aunque es uno de los minerales que se han catalogado recientemente, ha ocupado por meritos propios un lugar muy importante en el mercado de las gemas, siendo una de las más apreciadas y con precios bastante elevados.

Fue descubierta (o tenida en cuenta puesto que siempre estuvo allí) por un sacerdote de Barahona en la República Dominica en 1916, sin embargo, su impulso no es hasta 1974 cuando Miguel Méndez la llamó Larimar, al combinar el nombre de su hija Larissa con el sustantivo mar.

En un principio se pensó que es una gema traída por el mar, sin embargo, esta bella variedad de pectolita de origen hidrotermal se encuentra en una sola mina, Los Chupaderos, en las laderas de las montañas de la provincia de Barahona, convirtiéndose en una importante atracción turística, de hecho, tiene su propio museo el Larimar Museum.

Para impulsar la economía de Santo Domingo en 2011 se declaró al Larimar como piedra nacional, esto pretende reportar beneficios a la economía local y mejorar la situación de la población, al regular el comercio, creando escuelas de joyería, carreteras de acceso a la zona, y la excavación de un túnel de 400 metros de longitud para evitar la excavación furtiva en los montes que está destrozando el paisaje,  La construcción de este túnel se ha financiado con dinero de la Unión Europea que hasta el momento a aportado 5 millones de dólares.  Con esto se pretende mejorar la situación de los mineros de la zona, que extraen el Larimar en unas condiciones precarias de seguridad.