Limpieza y cuidado del Larimar

Esta es una piedra bastante frágil, en comparación al resto de las piedras preciosas. Por eso se debe tener un cuidado extra al momento de limpiarlo y almacenarlo, se deben evitar a toda costa los productos químicos y limpiadores agresivos, ya que la piedra puede ser destruido por el ácido mineral.

El Larimar no se debe exponer frecuentemente al sol o al calor intenso ya que esto hace que pierda color. Su limpieza es sencilla, solo se requiere de un paño suave con un poco de agua tibia y jabón, de ser necesario. Antes de guardar la roca asegúrese de haber retirado todo los residuos de jabón.

La piedra de Larimar debe ser guardada lejos de otras rocas, para así evitar rasguños o fracturas, lo mejor es envolver la gena en un paño suave y luego colocarla en una caja de joyería que se encuentre forrada en tela.